Skip to content

¿Qué es el líquido de frenos y por qué usarlo?

El líquido de frenos, un tipo de fluido hidráulico, transfiere energía dentro del sistema de frenos de tu vehículo. Es lo que garantiza que tu carro se detiene cuando pones el pie en el pedal del freno. 

Como todos los fluidos hidráulicos, el líquido de frenos no es compresible. Eso significa que cuando se aplica la presión del pedal de freno en un extremo del sistema de frenos, el líquido de la línea del freno de un vehículo se ve forzado a moverse a través de ese sistema. Esta fuerza se transfiere a un impulso de freno accionado por vacío, y luego hasta las pastillas de freno que finalmente hacen presión contra las ruedas del vehículo y lo detienen. 

Por esta razón, el líquido de frenos es un componente crítico de tu carro al igual que el aceite de motor. Cualquier cosa que pueda degradar la calidad del líquido de frenos, como la humedad absorbida del aire, perjudicará su rendimiento y, en última instancia, puede dificultar el frenado del vehículo. 
 

¿Cuáles son los diferentes tipos de líquido de frenos?

Dos de los principales tipos de líquido de frenos que es probable que veas con mayor facilidad son DOT 4 y DOT 5. El líquido de frenos DOT 4 es a base de glicol, mientras que el DOT 5 es a base de silicio. El líquido de frenos DOT 5 se distingue en que no absorbe agua y puede soportar una mayor presión antes de hervir y transformarse en gas. 
El número más alto indica un punto de ebullición más alto, que es un factor crítico en el líquido de frenos. Recuerda, los fluidos hidráulicos funcionan porque no son compresibles. Cuando se aplica presión al fluido en un sistema cerrado, ese fluido se ve obligado a moverse en lugar de reducir su volumen. Pero ese no es el caso de un gas, que a menudo se comprime en respuesta a la presión exterior. 
Eso significa que es importante que el líquido de frenos permanezca en estado líquido y no se convierta en gas. También significa que tal vez quieras elegir un líquido de frenos como el DOT 5, con un punto de ebullición más alto, si vas a ejercer mucha presión en tu sistema de frenos, lo que tenderá a elevar su temperatura. 

Cómo funciona el líquido de frenos
Líquido de frenos, porqué usarlo
Líquido de frenos, porqué usarlo

¿Con qué frecuencia debes cambiar el líquido de frenos?

Por norma general, se dice que cada uno o dos años, pero eso dependerá de la recomendación del fabricante del vehículo.
La amenaza más común es la humedad absorbida del aire. El agua en el líquido de frenos puede disminuir su punto de ebullición, lo que tenderá a reducir la presión dentro del sistema de frenos y perjudicará el rendimiento por las razones mencionadas anteriormente. Además, la humedad puede comenzar a corroer algunos de los demás componentes del sistema de frenado. 
A medida que el líquido de frenos envejece, tiende a pasar de un color claro o marrón claro a un color más oscuro. La contaminación por humedad a veces tiene el mismo efecto, por lo que el líquido de frenos de aspecto turbio puede ser una señal de que es hora de cambiarlo. Y puedes hacer que un profesional compruebe la concentración de humedad de tu líquido de frenos en cualquier momento. 

¿Puedes cambiarlo tú mismo?

Generalmente es mejor que un mecánico calificado cambie el líquido de frenos que tratar de hacerlo tú mismo. El líquido de frenos usado debe evacuarse completamente del sistema, y es una sustancia que debe manejarse con cuidado. También es importante no mezclar ciertos grados de líquido de frenos. Por ejemplo, la mezcla de un líquido de frenos a base de glicol con un líquido de frenos a base de silicio hará que el sistema se deteriore. Para más consejos, puedes visitar nuestra sección Blog

Cambio de aceite de motor

Aprenda cómo cambiar el aceite de su carro

Aceite sintético

Descubra las ventajas que otorga al motor

Mantenimiento del carro

Siga estos consejos para el cuidado de las distintas partes.